¿Por qué bajan los médicos de Fonasa en libre elección?

Los profesionales que prestan servicios a Fonasa en esta modalidad disminuyeron un 30% entre 2013 y 2015, según el propio gremio, el cual postula que se debe a una subvaloración de aranceles. Otros sectores apuntan a la “institucionalización” de la medicina.

La cantidad de médicos que prestaron servicios al Fondo Nacional de Salud (Fonasa), en la Modalidad Libre Elección (MLE), que es cuando un paciente compra un bono para atenderse en la salud privada, disminuyeron un 30% entre 2013 y 2015, pasando de 15.075 a 10.567.

Así lo muestra un análisis de cifras del seguro público realizado por el Colegio Médico, donde se advierte que ese porcentaje se incrementa si se comparan los médicos activos en MLE en 2008, cuando eran 18.097. La merma ahí es de un 41% respecto de 2015.

En el Colegio Médico sostienen que esa baja de galenos en la MLE se debe a la subvaloración que hace el Estado de los aranceles profesionales. Es decir, poner un valor menor al costo de una atención. “El gobierno, durante los últimos años, ha reajustado el arancel de Fonasa igual o debajo del Indice de Precios al Consumidor (IPC), lo que atenta contra los costos reales que tiene una atención. Eso ha hecho que los médicos no quieran atender”, dijo el jefe de Departamento de Salud Privada del gremio, Pablo Araya.

La MLE contempla tres niveles de atención. En el nivel uno el médico tiene una capacidad de infraestructura menor y la consulta tiene un costo de $ 9.090. En ese nivel actualmente hay inscritos sólo 64 galenos. El nivel 2, donde la consulta tiene un costo de $ 9.730 y los centros un poco más de infraestructura, hay 82 médicos inscritos. Mientras que en el nivel 3, el valor de la consulta es de $ 11.390 y concentra el 98% de los médicos en MLE (10.418 facultativos). Asimismo, el costo de la atención se comparte entre paciente y seguro público, donde éste bonifica el 60%, dejando el 40% restante al cotizante ($ 3.640, $ 4.280, $ 5.940, respectivamente, para cada nivel).

Estos mismos aranceles en clínicas y centros médicos son mayores. En Clínica Alemana, por ejemplo, el arancel para una consulta médica electiva, en día hábil, es de $ 47.000, mientras que en Megasalud los valores particulares para una consulta médica electiva son $ 42.758 y para pacientes Fonasa $ 13.980. En la Clínica Magallanes, al sur del país, la consulta médica cuesta $ 25.750 en el valor particular y $ 25.750 para el valor Fonasa.

“La razón de que los médicos MLE disminuyan se explica por las cifras. Un reajuste bajo el IPC, muy inferior a las remuneraciones del sistema público, hace que ellos sientan que son mal remunerados. Por eso, dejan los niveles más bajos de la modalidad y otros dejan el sistema, lo que perjudica a la población que más lo necesita. Aunque pueda parecer negativo a los ojos de la población, el trabajo médico se tiene que remunerar en su verdadero valor, porque eso irá en aumento de los médicos que se inscriban para atender MLE en Fonasa”, explica Enrique Paris, presidente del Colegio Médico.

Asimismo, el presidente de la Asociación de Facultades de Medicina (Asofamech), Antonio Orellana, y decano de la Facultad de Medicina de la U. de Valparaíso, atribuye la disminución a un tema “netamente económico y de mercado; los médicos se agrupan en centros médicos, porque les significa un mayor ingreso”, indicó el dirigente.

Para el ex ministro de Salud de Patricio Aylwin, Jorge Jiménez de la Jara, y el diputado PS Juan Luis Castro, a lo anterior se suma la supuesta “falta de rol social” que hoy tendrían profesionales de la salud, a quienes costaría retenerlos para atender pacientes públicos (ver entrevistas pág. 4).

Hay expertos que también postulan que esa disminución de médicos individuales, como prestadores de pacientes Fonasa en el sector privado, se debe principalmente a que estos han preferido irse con grandes instituciones o centros de salud y dar su servicio desde esas plataformas.

Libre elección y beneficiarios

El seguro público funciona como un fondo solidario, que se financia con el 7% de cotización de sus beneficiarios, entregando salud y cobertura financiera a 13 millones 500 mil personas, a quienes ha dividido en cuatro tramos (A, B, C y D), según sus rentas.

Para ellos se ofrecen dos tipos de atención: la institucional, que se realiza en hospitales y consultorios de forma gratuita para los beneficiarios de menos recursos, y otra de libre elección, destinada a cotizantes y cargas, quienes pueden optar a una red de prestadores privados, en convenio.

En estos casos, el paciente de Fonasa puede elegir a un especialista o centro médico según sus propios criterios y posibilidades económicas, con un costo que se compartirá entre él y su seguro.

Por su parte, el médico que quiera ofrecer sus servicios bajo la MLE firma un convenio con Fonasa, inscribiéndose de antemano en uno de los niveles.

tdh-medicos

Reacciones

Un análisis de la Asociación de Clínicas muestra que entre febrero de 2010 y febrero de 2015, mientras que el IPC tuvo una variación de 17,1%, el reajuste aplicado al arancel libre elección de Fonasa alcanzó un 14,6%.

Sin embargo, sostienen que en 2014, de los 114 millones 134 mil prestaciones que se realizaron en el sector privado, el 42% fue demandada por pacientes de Fonasa en MLE. Según sus datos, las atenciones bajo este sistema en clínicas han aumentado un 25% entre 2012 y 2014.

“La MLE es una herramienta súper eficiente y valorada por los pacientes de Fonasa, porque les ha permitido acceder a soluciones de sus necesidades de salud de forma oportuna y de calidad, y esperamos que siga creciendo”, dijo la gerenta general de la asociación, Ana María Albornoz.

Para el director del Instituto de Salud Pública de la U. Andrés Bello, Héctor Sánchez, ese fenómeno se explica porque los médicos han emigrado como prestadores individuales hacia una prestación bajo el alero de centro médico o clínica privada. “Los médicos están trabajando mediante la medicina institucional. Son las instituciones las que se inscriben como prestadores y a través de ellos trabajan los médicos. Se crea una estructura de consumo donde se canaliza la demanda”.

Una tesis que se refuerza con lo identificado por Fonasa, donde ratifican que a 2016 hay sólo 10.193 médicos activos de los 20.908 que tienen en convenio. Asimismo, destacan que “hemos observado que el comportamiento de los prestadores médicos es dejar de cobrar bonos como persona natural y hacerlo como parte de una planta profesional de entidades en convenio con Fonasa, quienes finalmente cobran sus atenciones” indicaron.

 

Recommend to friends
  • gplus
  • pinterest

About the Author

Leave a comment